Bikinis brasileños, el filón de Calzedonia en la venta de bikinis baratos

Como un baño de agua fresca llegó la moda arrasadora de los bikinis brasileños. Básicamente su colorido y atractivo diseño han conducido a su popularización y, por supuesto, el mercado español no podía estar al margen de esta tendencia en bañadores.

Llegaron al país gracias a tiendas como Calzedonia, que vieron en ellos la posibilidad de abrir un nuevo mercado. Esencialmente, los bikinis brasileños son un poco más arriesgados que los tradicionales. Simplemente, su braga es más pequeña y se caracterizan por sus variados diseños, materiales y colores fuertes. Son los favoritos de las mujeres jóvenes que desean lucir lo más sensual posible en la playa. Precisamente a este tipo de bikinis se les atribuyen propiedades de realce como a ningún otro bañador.

Parece que el éxito de cadenas como Calzedonia u Oysho en España ha sido precisamente explotar el concepto de bikini brasileño y orientarlo al público juvenil. Curiosamente, esta categorización los hace más caros que los bikinis tradicionales, aunque necesiten menos tela para su confección. Un bikini brasileño se consigue en el mercado por cerca de 30, 40 e, incluso, 60 euros.

Lo cierto es que son productos muy rentables para sus fabricantes, porque además de requerir pocos insumos para su confección y ser económicos a la hora de afrontar su producción, no presentan mayores cambios entre una y otra temporada, con lo cual es fácil venderlos al año siguiente a un precio menor o exportarlos a otros países.

Por esta razón, no es extraño ver cómo, verano tras verano, aumenta la oferta de este tipo de bañadores gracias a que más y más cadenas apuestan por el concepto. Los éxitos de ventas confirman que habrá bikini brasileño para rato.