Trabajar en Valencia: salida laboral para miles de andaluces

La Comunidad de Valencia, con su capital a la cabeza, ha sido desde siempre un foco de atracción de trabajadores, ya que juega un papel central en la economía del país. Con una tasa de desempleo de en torno al 20 por ciento (la media nacional es del 26 por ciento), es una región en la que existen más posibilidades de encontrar un empleo. Los trabajadores andaluces tienen pues la ocasión de probar suerte en Valencia, pero hay que saber algunas cosas antes de lanzarse a la aventura.

Si bien el salario medio en Valencia es más elevado (unos 25.845 euros anuales de media), también lo es el coste de la vida. Por eso conseguir ofertas de trabajo para trabajar en ciudades como Valencia es tan importante.

En la Comunidad de Valencia, como en general en el resto de España, es el sector servicios el que ocupa a un mayor número de personas: 2.261.200. En él queda engrosada, además, la gran cantidad de trabajadores del sector público, funcionarios o no, que desarrollan su labor en Valencia por su condición de capital. La construcción, tras años en retroceso, ofrece trabajo a 131.400 personas, mientras que en la industria están empleados 245.800 trabajadores. Sin duda, el sector agrícola y ganadero es el más reducido, dado el pequeño tamaño de la región: solo da empleo a 11.400 personas.

En el último año, de septiembre de 2012 al mismo mes de 2013, el paro en la región aumentó, aunque no en todos los sectores de actividad. Tanto la industria como la construcción tuvieron saldos positivos de creación de empleo en ese periodo. En cambio, se destruyó trabajo en la agricultura y los servicios.

La empresa consultora Adecco explica en un informe publicado en agosto que uno de los motivos por los que Valencia ofrece gran cantidad de oportunidades profesionales es el elevado porcentaje de trabajadores cualificados que exige su economía. En la comunidad madrileña casi la mitad (un 46,5 por ciento) de los empleos son cualificados, mientras que en Andalucía esta tasa se reduce al 28 por ciento.

Los perfiles más habituales de personas en busca de empleo en Andalucía son el del joven (entre los 16 y los 30 años) con los estudios mínimos y el de las mujeres de nacionalidad extranjera. El primer grupo puede tener posibilidades de encontrar empleo en la economía madrileña si los datos de incremento de la generación de puestos de trabajo en la construcción y la industria siguen produciéndose.

También el trabajador andaluz con estudios tiene la posibilidad de encontrar empleo en la Comunidad de Valencia, pero el mercado es muy competitivo en la capital, ya que, además de los residentes en la región, personas de toda España buscan allí una oportunidad.